8 jun. 2006

ELVIRA FERRER


Qué es para mi pintar?

Hay momentos en los que una mira a su alrededor y observa con sumo cuidado todo aquello que le rodea cotidianamente, de repente, ve mil señales que le trasmiten cosas aparentemente superfluas e insignificantes, como un determinado paisaje, un movimiento del viento sobre unas hojas, una ciudad, unas calles... una atmósfera...

No pasan desapercibidas las personas anónimas con las que puedo cruzarme un día cualquiera. Un gesto, una mueca, una sonrisa pueden cambiar mis emociones.
Observar los mundos paralelos de las inteligencias humanas y de los instintos básicos de la vida animal. Un vuelo o una palabra, un rugido o un silencio.

Poder abstraerse y evocar otros sueños con la música o con el sonido rítmico del mar o con la vibrante percusión de unos timbales o con ese sonido suave de la lluvia. Trasladarse en una secuencia mínima del tiempo a otros mundos porque se me ha cruzado un aroma o vi un reflejo en algún sitio o una forma se dibujó sobre el suelo son sólo los interruptores para encender mis sentidos. Desde mi interior, se completan las conexiones, mi cerebro, mi imaginación, mis pensamientos, se unen a mis manos y las dejo actuar sobre el lienzo. Todo fluye, se plasma, se transmite. Es mi visión, mi color, mi manera de formar parte de este universo.

No hay comentarios: