8 jun. 2006

INMACULADA ESCRIG


Las formas geométricas, la búsqueda de caminos, de laberintos imposibles...
Cierro los ojos y veo miles de efectos ópticos. La posibilidad de combinar las figuras como formando un puzzle único que me pertenece.
Una obra repleta de sentido táctil, sus texturas nos trasladan a la materia, a la tierra. Los trazos nos dejan ir más allá de la visión y la composición nos abre ventanas para imaginar.